Después de una noche muy tranquila, sin apenas viento, donde toda la tripulación ha dormido lo más a proa del barco que ha podido para rascar unas décimas de más a la corredera, el día ha amanecido con una brisa que ha ido ascendiendo hasta los 13 nudos de viento Sur.

La distancia que nos separa del primero, Vestas, se ha reducido un poco, cosa que anima a la tripulación, aunque los que vienen por detrás también nos recortan distancia, así que a bordo se piensa en seguir atacando para acercarse al primero, pero sin dejar de defender la segunda posición. Casi toda la flota vuelve a tener un viento bastante similar, y las decisiones son difíciles.

Se espera que este viento que ha entrado por la mañana se mantenga todo el día, un viento que nos hace navegar de ceñida por primera vez en esta etapa. Según el parte meteorológico irá rolando hacia el Sureste, permitiéndonos poner un rumbo más directo a la isla de Madeira. Por lo tanto, no se esperan tantas maniobras como en los días anteriores.

Por otra parte, a las 12:00h UTC [14:00 hora española] ha llegado al barco una modificación del recorrido desde la dirección de la regata en Alicante. Esta modificación alarga el recorrido aproximadamente un día, no pudiendo ir directamente a Lisboa tras rodear la isla de Madeira y teniendo que pasar por una baliza virtual situada al norte de esta isla, Porto Santo, casi a la latitud de Lisboa. Aunque se llevan provisiones a bordo para un día más, se han tomado medidas para gestionarlas acordes con este cambio, de manera que en la situación más desfavorable no falte de nada.

Ugo Fonollá
OBR