Cargueros, pesqueros, buques, ramas, árboles, basura, boyas, redes, plásticos, zapatillas, sandalias, maderas, ancla, cabos, cadena, velas, veleros, fibra de carbono, humanos, regata, estrés, viento, lluvia, mar, competencia, gritos, saludos. Todos estos son los elementos que componen esta parte de la etapa entre Abu Dabi y Sanya.

Poco a poco se fue notando el trafico marítimo. Era de noche y se veían luces por doquier; tantas que no sabíamos si era tierra o una línea de cargueros todos juntos. El viento fue bajando y los contrincantes se fueron acercando. Nuevamente la flota está mas junta que nunca. “Alvimedica”, a nuestro estribor y “Abu Dhabi” y “Brunel”, en nuestra popa.

El efecto “bungee” (cuerda elástica) volvió y estamos nuevamente todos juntos, peleando milla a milla. “Dongfeng”, por su lado, también está parado a unas 20 millas por delante de nosotros. Por momentos no hay nada de viento y por otros, 15 nudos de ceñida rumbo Sureste.

Cuando el barco navega es impresionante la cantidad de cosas que hay en el agua. Me habían dicho que este área iba a estar contaminada, pero nunca imaginé que se viera tanto. Es fácil levantar la cabeza y ver, al menos, 20 cosas flotando; entre ellas, las nombradas al principio del texto.

Por la noche enganchamos plásticos, redes y le pegamos a troncos. Subimos y bajamos las orzas, es casi corriente para sacar cosas enganchadas a ellas. Los chicos estuvieron muy atentos a los timones y también han tenido que desenganchar redes viejas o plásticos.

Por la mañana bien temprano tiramos el ancla ya que había cero nudos de viento y la corriente nos empujaba hacia atrás. Lo mismo hizo “Abu Dhabi”, que estaba a barlovento.

Las millas que nos quedan hasta salir de este mar de obstáculos van a ser todo un desafío. Ya van dos guardias que se salta cada equipo de guardia y no tengo la certeza de cuándo van a poder volver a dormir.

Las horas cada vez corren más bruscamente y cada día amanece más temprano y anochece más tarde. Es algo natural si uno se dirige hacia el Este.

Navegando entre cargueros, pesqueros y OFNIS (Objetos Flotantes No Identificados), el “MAPFRE” pelea contra la flota, que no da el brazo a torcer.

Esto acaba de comenzar. Bienvenidos al mar de obstáculos.

#vamosMAPFRE

Fran Vignale