Empieza el último mes del año. ¡Qué año que se nos está yendo! Desde que comenzó personalmente ya tenía la vista y el foco puestos en la Volvo Ocean Race. Hace un año estaba surfeando en Chile con amigos y ya sabía que lo único que quería era estar aquí y poder documentar la regata a través de mi lente y palabras. Hoy aquí estoy cruzando esta calma entre dos presiones bajas y rodeado de los más profesionales regatistas en este mundo. ¡Suena a sueño cumplido!

Hoy por hoy no estamos navegando a más de 20 nudos ni surfeando olas de cuatro metros pero sin embargo nos las ingeniamos para pasar la calma lo mas rápido posible e ir hacia el Este, que es la apuesta que hemos hecho.

Ayer estuvimos encalmados la mayor parte del día y sin lograr conseguir un rumbo constante. Por la tarde el viento se fue acomodando, pocas nubes y poco a poco se fue levantando. Logramos mantener una buena velocidad: entre seis y ocho nudos. Los reportes marcaban que estábamos yendo mas rápido que los demás.

Al atardecer la ausencia de viento nos forzó a hacer un 360 ya que si pierdes un poquito el control del barco al no haber viento es muy difícil mantenerlo en rumbo. Enrollando y desenrollando del código cero dimos una vuelta completa hasta volver a rumbo y cambiar al J2 para no arruinar el Código Cero.

Navegamos ahora a unos 10-11 nudos y se nota que poco a poco ¡estamos entrando en los Alisios! En el último reporte vimos que estamos navegando cuatro nudos más rápido que toda flota, recortando millas y hasta pensando que si esto sigue así durante dos días la opción del Este podría haber sido muy buena.

Al amanecer unos delfines visitaron la proa del barco y se quedaron con nosotros un buen rato hasta que la luz terminó de salir. Son unos animales preciosos y verlos jugando es más lindo aún.

Jean-Luc  nos dio esta mañana una noticia que no es la mejor: el routing muestra que nos faltan unos 20 días y que podríamos verdaderamente tardar eso. La gente a bordo comienza a preguntar por la comida y si debemos racionar. La verdad que en esta etapa estamos preparados con comida para 30 días y estoy 100% seguro de que comida es lo que menos va faltar. Hemos hecho un gran trabajo aumentando cantidades con respecto a la primera etapa junto con “Yiyo”, responsable de salud del equipo, y dudo que haya pérdida de peso en esta etapa ya que estamos comiendo muy bien más un Chupa Chups cada dos días, no va a ayudar a perder esos kilitos de más, ni el Ferrero Rocher de Los Juegos del Hambre (“Yiyo” estaba en contra de llevar los “chupetines” y “ferreros”, pero a mí me gusta darles un poco de golosinas a los muchachos, todos conservan su niño interior).

Luego de que comenzaran las altas temperaturas el agua se calentó, al igual que el consumo. Al salir de Sudáfrica generaba 45 litros de agua cada 24 horas. Desde hace dos días hago más de 70 litros cada 24 horas. El agua está a 28 grados, así que cada sorbo de agua es como tomar un té.

Quiero mandar un saludo especial a todos los hinchas del Racing Club de Avellaneda, de Buenos Aires (Argentina), que le ganamos a Rosario Central 3-0 y faltando la última fecha en el Coliseo de Avellaneda puede volver a salir campeón. La Academia fue campeón por última vez en 2001 y lo vi dar la vuelta junto a toda mi familia en la cancha de Vélez, uno de los mejores recuerdos de mi vida. Nos queda Godoy Cruz en el camino y la vuelta vamos a volver a dar ¡porque Racing es una pasión que se nace, se sufre como una llegada de regata con poco viento y se festeja como ganar una copa del mundo!

¡Vamos MAPFRE y Racing!

Fran Vignale