Qué apretada está la regata. Los barcos muy juntos y una mala decisión estratégica te hace perder muchísimo. Durante toda la tarde de ayer tuvimos a la vista a los otros seis barcos y por la noche, después de varias transiciones de viento, nos quedamos juntos “Brunel”, “Dongfeng”, “Abu Dhabi” y nosotros.

El viento era muy inestable, obligándonos a hacer varios peelings y ajustar continuamente el rumbo. En esta parte de la etapa hay que tener mucho cuidado de no entrar en un pozo de viento. Cruzando el estrecho ya se pueden apreciar que el mar se agita y que el tráfico marítimo es mayor. Están todos muy atentos a cualquier tipo de embarcación para evitar una colisión y, a su vez, enfocados en una regata, lo que no es tarea fácil. Ya vimos a “Brunel” tener que cambiar rumbo y en una posición muy incomoda frente a un carguero.

La tripulación esta cansada, ya que es la segunda noche consecutiva sin dormir y con el poco descanso diurno. Nicolas Lunven comenta que “seguiremos navegando así hasta por la noche, el viento va a aumentar y seguro que la regata cada vez estará más ajustada; ahora tengo que prestar muchísima atención y junto a Iker tomar las decisiones correctas”.

Fran