El título de este post debe dar una idea de lo ocupados que hemos estado las últimas 24 horas. En un momento de la etapa en el que todos nos hemos vuelto a encontrar, la línea de límite de hielo ha hecho que tengamos que trasluchar a lo largo de 200 millas. Ayer por la noche hemos hecho la mitad de las trasluchadas y han sido una cada 20 minutos, imposibilitando el dormir. Realmente amamos lo que hacemos, es algo que no se puede explicar con palabras y se tiene o no se tiene.

En muchas de estas trasluchadas hemos tenido cruces muy interesantes con los otros competidores, como pasar a menos de 50 metros el uno del otro. Estos cruces hacen súper emocionante la regata y si en algo han acertado es en que hoy la flota está navegando junta en el océano Sur. Ver el tracker debe ser cosa de locos, pero vivirlo es aún más emocionante jejeje.

Finalmente llegamos por la tarde al final del punto más al Norte del límite de hielo, por lo cual en las últimas trasluchadas los rumbos cambiaron y, con ayuda del viento y un role que ha estado durante todo el día y previsto por toda la flota, ahora navegamos hacia el Sureste.

La hora de luz avanza muy rápido y nuestras millas al Este cada vez son más rápidas. Hoy es la tercera vez que tengo que cambiar los horarios de comida ya que cuanto más al Este vamos, más cambia la luz del sol. Las noches son más cortas y los días son más largos.

Momento de ir al baño… Número uno, no hay problema, todo bajo control y todo en su lugar. Es fácil, somos hombres. Sacamos la manguerita y solucionado. Ahora bien, y número dos, en condiciones sin agua en cubierta y con una temperatura que invite a hacerlo sucede en la popa del barco, pero bajo las condiciones que tenemos ahora es un sí o sí dentro. El festival de olores que esto trae no os lo podéis imaginar. Justo detrás del área de desechos está la cocina. Imaginaos lo que es estar cocinando y de repente la invasión de un olor ajeno. Sí, un momento duro de esta regata. Se hacen chistes, nos metemos los unos con los otros, pero el tener que soportar las fragancias de los demás a veces es complicado. Estos dos últimos días han sido perfectos para poder ir al baño y los que estaban un poco “trabados” por no haber ido durante el mal tiempo lo han aprovechado al máximo.

Nuevamente el “MAPFRE” está enfocado en lo que quiere y peleando en la cabeza flota como campeones.

Preparaos para lo que va a ser un final de regata duro cuando el viento comience a aumentar y no deje de aumentar. Después de Hornos nos esperan otros 40 nudos de ceñida para después encontrarnos con otros 35-40 nudos del Oeste” comentaba Iker a Ñeti, Willy y a mí durante el cambio de guardia.

#vamosMAPFRE

Fran