El patrón democrático, el patrón que deja hacer, el patrón que predica con el ejemplo, el patrón que pide algo y se cumple porque él es el primero en hacer lo que se necesite… Respetado, admirado y querido, como patrón y como persona. La ‘Volvo’ ha terminado y hoy hablamos con Xabi Fernández, EL PATRÓN. Sí, con mayúsculas.

Xabi Fernández celebrando en La Haya el segundo puesto en la Volvo Ocean Race 2017-18 © Maria Muiña/MAPFRE

¿Cómo fue la primera noche en tierra tras finalizar la Volvo Ocean Race?
Bien. Es un poco raro. El día de la llegada fue un día duro, el siguiente un poco mejor y hoy también un poco mejor. Somos conscientes de que hemos hecho una campaña buena y hay que estar contentos, aunque sí que es duro cuando se te escapa de las manos estando tan cerca. Creo que poco a poco iremos estando mejor.

La última etapa era realmente todo a una carta. 45.000 millas de vuelta al mundo para que se decidan en las últimas 800 como quien dice, ¿cómo han llevado esa presión y cómo ha respondido el equipo?
Como siempre, muy bien. La verdad es que ha sido una de las mejores etapas que hemos hecho hasta que, evidentemente, tomamos una decisión que luego no salió bien. Pero bueno, estuvo muy, muy cerca. Si el viento hubiera estado de la dirección que tenía que estar habríamos estado delante, pero hay cosas que son muy difíciles de controlar pero bueno, fuimos de atrás para adelante, pillamos y pasamos al Dongfeng un par de veces y hemos tenido una pelea muy, muy bonita aunque el resultado luego no ayudó.

En cuanto a la tripulación, ha sido un maratón de tres días increíble en el que nadie se ha quitado las botas, así que muy bien.

¿Cómo de acertado ha estado el parte meteorológico en esta etapa?
La meteorología y el parte no han estado nada mal. El hecho de que el viento venga del 320º en vez del 340º tampoco es que el parte esté equivocado, ya que nunca es exacto. El caso es que cuando te estás jugando la regata por una milla arriba o una milla abajo eso es algo que importa mucho, pero no por ello puedes echarle la culpa a que el parte nos mandase por otro sitio. En otras etapas, como en los Doldrums en el Pacífico, sí que es cierto que no te puedes fiar de nada, pero aquí no ha habido problema con ello.

¿Qué balance hace del segundo puesto del MAPFRE en la vuelta al mundo?
Hombre, yo creo que muy bueno tanto como equipo como para mí personalmente. Creo que hemos terminado aquí en La Haya todos los que empezamos en Alicante, tanto en el equipo de tierra como en la tripulación, y eso ya es un gran logro. Nos lo hemos pasado bien navegando y el balance del resultado es muy bueno.

Xabi a su llegada a La Haya, puerto final de la Volvo Ocean Race 17-18  © Maria Muiña/MAPFRE

¿Qué le diría a aquellos que tantas veces han preguntado por qué el MAPFRE no ha hecho rotaciones en la tripulación?
Que la gente que haga lo que quiera, y los equipos se organizan como quieren. Nosotros tenemos un equipo con un par de suplentes que son muy buenos, pero al final si el equipo titular está en forma y con la motivación suficiente, ¿por qué vas a cambiar?

Yo creo que el cansancio se va acumulando pero también es verdad que en las paradas se descansa bien y te pones a punto para la etapa que viene, y creo que los errores que hemos podido cometer durante la regata no son porque la gente estuviese cansada o porque no haya habido rotaciones. La realidad es que nadie se quiere bajar del barco y la gente ha estado muy motivada. Ésta es una regata que ha ido muy bien durante todo el recorrido y eso ayuda a que la gente esté animada.

Su compañero Pablo Arrarte, jefe de guardia, declaraba a su llegada a la Haya que “sin ninguna duda” éste ha sido el mejor proyecto de vuelta al mundo que ha hecho nunca, ¿está de acuerdo?
Yo también creo que ha sido la mejor campaña que hemos hecho desde 2005 cuando empezamos con el Movistar, luego los Telefónicas y el MAPFRE en la edición anterior.

Hemos hecho una buena preparación, hemos formado un equipo equilibrado, hemos ganado tres etapas y hemos estado con posibilidades de ganar la vuelta al mundo hasta el último día, así que creo que por todo el trabajo que se ha hecho y por el equipo que hemos tenido sí que ha sido la mejor campaña que hemos hecho hasta ahora.

En la rueda de prensa de patrones celebrada en Gotemburgo contestó sin dudarlo un segundo que haría otra ‘Volvo Ocean Race’ al día siguiente de terminar esta, ¿sigue pensando lo mismo?
Seguro que lo volveré a intentar. No sé ni cuándo ni con quién, pero yo creo que sí.

Al final esto nos gusta más de lo que decimos y esta ‘Volvo’ en realidad ha ido muy bien. No ha sido como en otras en las que quizás sí que llegas al final con más ganas de terminar sino que nos hemos quedado un poco con la sensación de que, si hubiese habido una etapa más, podríamos tener otra oportunidad. Así que, si se puede, repetiremos.

Al final es genial, estás regateando con amigos y contra amigos, y aunque hay momentos que son malos normalmente la regata está muy bien.

Xabi Fernández y el patrón de Brunel Bouwe Bekking se abrazan en el pantalán tras haber terminado la regata © María Muiña/MAPFRE

Durante la última etapa, el segundo día, Willy Altadill decía en un video que, además del MAPFRE, si había un equipo que se merecía ganar la regata ese era Dongfeng, ¿opina lo mismo?
Sí estoy de acuerdo, pero la realidad es que ganase quien ganase se lo habría merecido igual. Después de nueve meses no puedes decir que alguien se lo merece menos. Es como en el fútbol, que después de 38 partidos gana el que tiene que ganar y no se dice que si en la tercera jornada han tenido un penalti o no, porque todos han tenido penaltis, pues nosotros igual. Hemos tenido problemas, quizás unos más que otros, pero si un equipo era tan merecedor de la victoria ya lo podría haber ganado antes de la última etapa, igual que lo podríamos haber hecho nosotros, y eso quiere decir que ha estado muy reñido.

Dongfeng ha hecho una muy buena campaña como nosotros, con una preparación previa y una tripulación muy sólida. Ellos con un enfoque tirando más de las rotaciones y nosotros no, pero hemos estado peleando en todas las etapas hasta que Brunel se unió a la pelea compartiendo liderato, aunque en esta última etapa volvió a estar flojo.

¿Qué le espera ahora a Xabi Fernández?
Ir a casa, descansar y cargar pilas; y a ver qué viene de cara al futuro.