Después de varios días con viento inestable y flojo el “MAPFRE” ha logrado coger viento del Nordeste, entre el 40º y 60º. A eso de las 3:30 UTC la luna, en su 97% decreciente, información dada por nuestro navegante Jean Luc,  se asomaba a estribor e iluminaba las velas.

Un drama a bordo es el ruido de los winches que no dejan dormir. Después de varios días sin tener agua en cubierta, a lo que hay que añadir el calor extremo, la fricción de los cabos sobre los winches genera muchísimo ruido, haciendo que el dormir o sólo el estar dentro del barco sea muy incómodo. La solución es mojarlos cada media hora y usar tapones para los oídos. ¡Gajes del oficio!

Estamos navegando por una zona que es de alto tránsito de cargueros. Estos inmensos barcos cruzan del canal Suez hacia los países asiáticos ,como China, que tienen una gran industria de logística marítima. Por ahora sólo vimos un gran carguero, pero bien lejos en el horizonte. De vez en cuando los vemos en el AIS y siempre hay ojos en cubierta mirando hacia adelante.

¡Vamos “MAPFRE”!

Fran Vignale