El “MAPFRE” pelea duro. Por delante, una ceñida de 1.000 millas nos separan de Sanya (China) y las cosas no van a ser fáciles.

Navegando con la flota después de salir de Singapur y, entrada la noche, decidimos alargar unos 40 minutos el borde de babor para lograr entrar mejor en el role que teníamos a la derecha según el parte meteorológico. Vimos que el “Dongfeng”, que estaba más al Norte y al Este, estaba con un viento del 40º, lo que nos dio la pauta de que alargar era la mejor opción.

Esta decisión finalmente no fue la más acertada ya que “Abu Dhabi”, “Brunel”, “Alvimedica” y “Dongfeng” tenían viento más de la derecha que nosotros, haciéndonos perder bearing (ángulo) con respecto a la flota.

Los chicos están de buen humor aunque la situación no es la mejor por esta pérdida, pero las ganas de ganar siguen intactas. Ésta es una herida que duele, pero a favor tenemos el barlovento, por lo que si sigue rolando tenemos mar para correr y minimizar las distancias.

A pesar de que el AIS nos muestra varias embarcaciones alrededor, no las podemos ver. Con 19 nudos de proa y un poco de oleaje perdemos de vista los horizontes. Hemos avistado algún que otro pesquero, pero por lo menos a cinco millas de nosotros.

Pronto estaremos en aguas vietnamitas y es donde esperamos que esto cambie. “Faltando 400 millas habrá una comprensión que pondrá nuevamente las cartas sobre la mesa” comentaba Jean Luc Nélias. “La etapa se alargó, las cosas se dificultaron pero aquí el ‘MAPFRE’ sigue peleando duro” decía Ñeti.

#vamosMAPFRE

Fran